LA ENSEÑANZA DE MARTA
La diferencia esta en lo que crees, no en lo que sabes
 
 
Se que en muchas ocasiones hemos visto personas que saben mucha Biblia, que son tremendos lectores y estudiosos pero no ponen en práctica lo que leen, solo son oidores pero no hacedores. La diferencia entre un oidor y un hacedor es poner en acción nuestra fe, pues quizá no sepamos mucho pero si confiamos que puede ser hecho, lo será. en la vida no es lo que sabemos, sino lo que creemos, pues aun los demonios creen y tiemblan. Santiago 2:19
 
No te quedes en casa     Juan 11: 20-27
Entonces Marta, cuando oyó que Jesús venía, salió a encontrarle; pero María se quedó en casa. Y Marta dijo a Jesús: Señor, si hubieses estado aquí, mi hermano no habría muerto. Mas también sé ahora que todo lo que pidas a Dios, Dios te lo dará. Jesús le dijo: Tu hermano resucitará. Marta le dijo: Yo sé que resucitará en la resurrección, en el día postrero. Le dijo Jesús: Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente. ¿Crees esto? Le dijo: Sí, Señor; yo he creído que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, que has venido al mundo.

Marta cuando escuchó que venía Jesús, salió a su encuentro, y no se perdió la oportunidad de recibirle primero que nadie, un gran número de cristianos actualmente creen que no es tan importante asistir a la congregación pues hacen lo mismo en casa: oran, cantan, y mas. No se trata de eso, pues la iglesia es casa de Dios en donde tu vida es renovada, enseñada y bendecida. Tu actitud no debe ser de desgano y conformismo, asiste a la iglesia, encuéntrate con tu Dios y recibe lo que Él preparó para ti en ese día. Si en algún momento dejaste de congregarte, regresa como el hijo pródigo y recibe el abrazo del Padre que está con sus brazos abiertos dispuesto a recibirte con amor.

 

Quita la piedra         Juan 11:38-40
Jesús, profundamente conmovido otra vez, vino al sepulcro. Era una cueva, y tenía una piedra puesta encima. Dijo Jesús: Quitad la piedra. Marta, la hermana del que había muerto, le dijo: Señor, hiede ya, porque es de cuatro días. Jesús le dijo: ¿No te he dicho que si crees, verás la gloria de Dios?

 

Si quieres ver la gloria de Dios, ¡debes creer! ¡Debes quitar la piedra¡ ¡debes hacer a un lado el miedo¡ La piedra es todo aquello que te estorba y no te deja creer y caminar; aunque sabes que Dios es grande y que puede hacer todas las cosas, como Marta, a veces le decimos a Dios ¡que no¡ porque hiede ya. Es muy fuerte pero aún en las iglesias hay cristianos que adolecen de algo que hiede ya, porque ha pasado mucho tiempo y viven con adicciones, enfermedades, problemas y le dicen a Dios que no se puede quitar la piedra porque quedaría al descubierto que están muertos aunque respiran, por situaciones del pasado que aun no han podido superar: agresiones, violaciones, abusos, perdidas, infidelidades, etc.,

No tengas miedo a que Dios te descubra, ríndete a El, pues te dará vida, te quitará las vendas para que puedas caminar con toda seguridad y confianza, te dará bendición y será tu amigo fiel.  No seas como Marta que aunque sabía mucha doctrina cuando se trató de poner en acción su fe no lo hizo porque dudó.

Isaías 41:10
No temas, porque yo estoy contigo. No tengas miedo, porque yo soy tu Dios. Te fortaleceré, y también te ayudaré. También te sustentaré con la diestra de mi justicia.

 

Dale gracias con fe para que suceda       
Juan 11:41-44
Entonces quitaron la piedra de donde había sido puesto el muerto. Y Jesús, alzando los ojos a lo alto, dijo: Padre, gracias te doy por haberme oído. Yo sabía que siempre me oyes; pero lo dije por causa de la multitud que está alrededor, para que crean que tú me has enviado. Y habiendo dicho esto, clamó a gran voz: !!Lázaro, ven fuera! Y el que había muerto salió, atadas las manos y los pies con vendas, y el rostro envuelto en un sudario. Jesús les dijo: Desatadle, y dejadle ir.

 

Marta en vez de creer se puso a discutir asuntos doctrinales. Jesús le pregunta: ¿crees en mi?. Ella responde que si cree que El es el Cristo, que resucitará a su hermano en el día postrero, pero no era a lo que Jesús se estaba refiriendo Marta nunca creyó que pudiera resucitarlo de la tumba. Jesús resucitó a Lázaro, pero El dijo: gracias por haberme oído lo que nos muestra que ya había orado por el asunto. De nada sirven los cursos, las profecías, los congresos, si no accionas tu fe. Está bien aprender, pero debes creer en Dios. Evita ser como Marta que sabía mucho, pero creía poco. Serás sano por lo que crees, no por lo que sabes “Tu fe te ha sanado”; eres salvo por lo que crees, no por lo que sabes.

Hoy podemos verlo con tantos jóvenes que estudian pero no ejercen y terminar por tomar un trabajo del cual no saben nada mas sin en cambio logran crecer y llegar a tener un buen puesto. Que paso ahí? Que el estudio te proporciona herramientas pero la práctica toma un papel de mayor importancia. La necesidad empuja a aprender y a hacer aunque no sepas mucho.

Tu necesidad de Dios te debe empujar a hacer las cosas que Dios te pide que hagas aunque no tengas mucho conocimiento pues lo que Dios quiere es que empieces a actuar con fe, porque sin fe es imposible agradar a Dios.

Redes Sociales